Inflación inmobiliaria en España 2022

En la actualidad, hablar de inflación se ha convertido en un término macroeconómico que nos resulta familiar. Por desgracia, los países de todo el mundo se encuentran envueltos en una situación de inflación que afecta a los precios de todos los bienes de consumo.

El incremento de los precios afecta directamente a una pérdida del poder adquisitivo de las personas, reduciendo la capacidad de comprar y ahorrar.

Cómo se mide la inflación en España

Cada país tiene unas métricas específicas para medir la inflación. En España, se calcula a través del Índice de Precios al Consumo (IPC) que refleja la evolución de los precios de los bienes y servicios que mejor representan al consumo de las familias en el país.

Dentro de Europa y España, un crecimiento anual del IPC del 2% se considera que está bien, ya que es un aumento que no causa daños graves a la economía del país. Cuando el crecimiento anual va más allá del 2% se considera un caso de inflación, donde los precios suben de forma acelerada y la calidad de vida de los ciudadanos baja considerablemente.

La inflación acumulada en España a julio de 2022 es del 6.1%

¿Cómo afecta la inflación al sector inmobiliario?

Como hemos dicho, la inflación afecta al poder adquisitivo de las personas para adquirir bienes y servicios de consumo. El mercado inmobiliario es uno de los más afectados por la inflación, ya que la subida del IPC recrudece los precios de los alquileres y los inquilinos ven una mayor oportunidad en la compra de viviendas.

Las personas que deciden adquirir una casa en plena inflación suelen hacerlo tanto por la subida de precios de los alquileres como por la devaluación de los ahorros que tienen depositados en el banco. Generalmente, la inflación afecta positivamente al valor de los inmuebles, ya que tienden a ajustarse los precios. En este sentido, la inflación suele provocar un crecimiento de la demanda inmobiliaria.

¿Cómo afecta la inflación a las hipotecas?

Las hipotecas tampoco se salvan de los efectos colaterales de la inflación, ya que los tipos de interés se revisan por el incremento del Euríbor y esto afecta al coste de las hipotecas. En este tipo de situaciones, el Banco Central Europeo suele controlar la inflación sin subir los tipos de interés para que no se genere recesión. Una subida rápida o un gran incremento de los tipos conlleva un mayor riesgo de recesión y la caída del precio de la vivienda.

¿Interesa invertir en vivienda si hay inflación?

Invertir en el mercado inmobiliario, con la compra de una vivienda, suele ser una apuesta acertada si hay inflación. Habitualmente, las personas que optan por esta inversión suelen hacerlo con motivo de arrendar el inmueble, aunque no vayan a vivir en él.

No obstante, invertir en vivienda en situaciones de inflación es una decisión que debe ser planteada con toda la información posible o con el asesoramiento de un experto financiero. En estas circunstancias es vital conocer todas las ofertas hipotecarias del mercado, cuáles son las condiciones del préstamo, qué tipo de interés tiene la hipoteca, etc.